Trigo Verde Nutre tu vida https://www.trigoverde.com Trigo Verde Nutre tu vida Mon, 27 Jul 2020 23:59:05 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.4.2 https://www.trigoverde.com/wp-content/uploads/2020/07/cropped-Captura-de-pantalla-2020-07-28-a-las-12.57.30-32x32.png Trigo Verde Nutre tu vida https://www.trigoverde.com 32 32 La paradoja del cubrebocas https://www.trigoverde.com/la-paradoja-del-cubrebocas https://www.trigoverde.com/la-paradoja-del-cubrebocas#respond Mon, 27 Jul 2020 23:59:05 +0000 https://www.trigoverde.com/?p=980 La humanidad está cambiando en muchos aspectos. La pandemia nos está dejando muchas enseñanzas y varias de ellas nos invitan a profundas reflexiones. En mi caso, como mujer nacida a principio de los años 60, influenciada por cánones, principios y valores, producto de una sociedad en extremo machista y una cultura totalmente patriarcal, nunca estuve ... Leer más La paradoja del cubrebocas

La entrada La paradoja del cubrebocas se publicó primero en Trigo Verde Nutre tu vida.

]]>
La humanidad está cambiando en muchos aspectos. La pandemia nos está dejando muchas enseñanzas y varias de ellas nos invitan a profundas reflexiones. En mi caso, como mujer nacida a principio de los años 60, influenciada por cánones, principios y valores, producto de una sociedad en extremo machista y una cultura totalmente patriarcal, nunca estuve exenta de sufrirlo, aun y cuando en forma decidida traté con toda mi fuerza y hasta con mis garras de evitarlo. Decantaron en mí las formas más “sutiles” de prácticas que, de tan finas, me fueron difíciles de identificar como rasgos de desigualdad.

Una de éstas fue los estándares de “belleza” a los que estamos condicionadas las mujeres hasta hoy en día, los cuales han propiciado el auge de una industria del consumo desmesurado de menjurjes para conservarnos cada vez más bellas y prolongar la lozanía, y a través de la cual se nos margina al mantenernos “supercuidadas”, como si fuésemos algo, una “cosa” que si se usa demasiado puede estropearse.

Al respecto, viene a mi memoria aquella ocasión en la escuela secundaria en la que, haciendo gala de mi carácter indómito, protesté y hasta exigí que me cambiaran del taller de mecanografía al que obligadamente me indicaron asistir, pues en esos tiempos sólo existían tres opciones a escoger para las “mujercitas”: cocina, costura o mecanografía, y ninguna de ellas era para mí, pues yo quería aprender “mecánica automotriz”.

Finalmente, y después de varios intentos para disuadirme, y ayudada tal vez por mis excelentes calificaciones y mi “beca”, llegué allí, feliz, debidamente vestida con mi “overol” y lista para llenarme de grasa en caso de ser necesario, pero para mi sorpresa, mi instructor, eso sí, de manera muy “suave y caballerosa”, jaló una silla y me sentó a su lado ese día y el resto del año. Sí, así, mirando de lejos a mis compañeros armar y desarmar un motor, para que yo “no me ensuciara”.

Estas exigencias de pulcritud y finura, no son nuevas, bastan sólo algunos ejemplos:

Las geishas:  En la cultura japonesa, estas mujeres eran vendidas en muchos casos desde su niñez a casas especializadas llamadas Shikomi. Ahí eran preparadas en artes tradicionales las cuales, casi siempre, incluían sexo. Sus servicios eran cotizados a tal grado que la venta de su virginidad (su graduación como Geishas) era todo un acontecimiento que incluso muy frecuentemente era sometido a subasta al mejor postor.

Las pinyin o pies de loto: Ésta fue otra practica muy popular en China. Era considerada muy atractiva para los hombres y consistía en vendar los pies de las niñas, generalmente de la clase alta (se consideraba un rasgo de distinción), para evitar su crecimiento. Esto los deformaba, incapacitándolas de manera muy severa.

En Mesoamérica, y más concretamente en nuestro país, desde tiempos inmemoriales y aun en la actualidad, la compraventa de primicias sexuales en adolescentes y a veces en niñas es práctica común y en algunas comunidades es incluso un producto de intercambio por parte de sus padres. En algunas localidades es común la poligamia, en tanto tengan recursos para costearla.

Con la participación de la mujer en el ámbito laboral, es común escuchar su reclamo frecuente sobre el acoso sexual. Es decir, la exigencia de permisiones sexuales a cambio de favores y privilegios laborales.

En conclusión, la la cosificación de la mujer ha permeado en todos los ordenes de manera sistemática, permanente y en algunas ocasiones sutil, pero igualmente lesiva, creando en nosotras pseudovalores y exigencias que van desde el uso cotidiano de un maquillaje minucioso, que consume gran parte de nuestro tiempo y nuestra economía, hasta la dependencia a una moda que cambia con cada estación y que, entre otras cosas, nos deja siempre con la sensación de nunca estar satisfechas con nosotras mismas, pues siempre anhelamos “lo mejor”, lo más nuevo, lo más caro; la fragancia de moda, las mejores cremas, la corsetería, los zapatos más chic, que paradójicamente en algunos casos nos hacen recordar a las pinyin Chinas…y qué decir del gran auge de la medicina estética que nos invita a cambiar pequeñas imperfecciones, que la mayoría de las veces no son más que el trazo natural que deja en la piel, nuestra historia de vida. En otros casos, y más tentador aún, resulta el transformar nuestro cuerpo sin la incomodidad de cambiar nuestros hábitos en el comer y beber en exceso.

Pues bien, el confinamiento al que nos ha obligado esta pandemia, nos ha permitido volver a reconciliarnos con nuestra esencia. Hemos podido vernos diariamente en el espejo, con la tranquilidad y la calma que nos da el no tener prisa y, así, realmente mirarnos tal y como somos: sin maquillaje. El poder sentir nuestro cuerpo y oler la sutil fragancia de la limpieza y así sentirnos plenas.  Vestidas en ropa cómoda y sencilla que nos permite movernos y expresarnos en libertad total. Sin pretensiones ni exigencia, sólo para sentirnos, sí, sentirnos bien.

Y cuando al fin salimos a la calle, lo hacemos con la cara cubierta. Pareciera que la vanidad se esfuma frente al anonimato. Con el cubrebocas puesto, todas somos iguales. Ya no hay que competir por nada. Pareciera que el cubrebocas nos libera de la pesada carga de la belleza pues, al cubrimos el rostro, parece que milagrosamente nos descubrimos el alma.

La entrada La paradoja del cubrebocas se publicó primero en Trigo Verde Nutre tu vida.

]]>
https://www.trigoverde.com/la-paradoja-del-cubrebocas/feed 0
Salud Emocional en tiempos difíciles https://www.trigoverde.com/salud-emocional-en-tiempos-dificiles https://www.trigoverde.com/salud-emocional-en-tiempos-dificiles#respond Mon, 27 Jul 2020 23:56:23 +0000 https://www.trigoverde.com/?p=977 El alto abrupto a la vida agitada a la que estábamos habituados, la “normalidad”, puede detonar en nosotros estados de depresión. Dada la gravedad y sobretodo el matiz de miedo que tiñe nuestro entorno, la pandemia lo eclipsa todo; incluso asuntos tan delicados como el aumento de los índices de depresión y la violencia doméstica. ... Leer más Salud Emocional en tiempos difíciles

La entrada Salud Emocional en tiempos difíciles se publicó primero en Trigo Verde Nutre tu vida.

]]>
El alto abrupto a la vida agitada a la que estábamos habituados, la “normalidad”, puede detonar en nosotros estados de depresión. Dada la gravedad y sobretodo el matiz de miedo que tiñe nuestro entorno, la pandemia lo eclipsa todo; incluso asuntos tan delicados como el aumento de los índices de depresión y la violencia doméstica. Es increíble constatar como aquello que no podemos controlar, o lo desconocido, desata en nosotros el “monstruo” que se quedó dormido debajo de la cama, acechando nuestros miedos infantiles: el miedo. 

 

Es cierto que en torno al miedo gira nuestra sobrevivencia. El miedo nos hace precavidos, pero cuando nos rebaza, nos paraliza, nos atropella y nos avasalla, al final, nos retorna a estadios de sobrevivencia muy básicos.  Como el ataque o huida ante un “enemigo” desconocido y tan atemorizante, como puede ser el COVID, que nos ha puesto frente a frente, con nuestra fragilidad, ante la inmensidad de la muerte. La reacción de muchos es de ataque y ese ataque es lesivo para aquellos más próximos y, lo que es peor aún, los más frágiles: las mujeres y los niños. Nuestros seres que deberían ser los más “queridos” tienden a ser el receptáculo de nuestro miedo expresado en ira. 

 

¿Qué nos está pasando?,  ¿qué hace estallar a la fiera que llevamos dentro?,

¿qué nos impregna la energía del miedo? Estamos en casa, la mayoría del tiempo conectados a la “TV-nodriza”, a la inmensa “hidra” de las redes sociales, “libando” noticias trágicas, de violencia, de enfermedad, de muerte. Exacerbando el miedo, nutriéndolo de tal modo que ha devenido en pánico y, ante esto, la negación es una puerta. A través ella salimos a la calle sin cubrebocas, sin guardar las normas mínimas de seguridad  –la sana distancia y la higiene– y nos exponemos y exponemos a otros porque “si no lo vemos, no existe”, así lo negamos. O la otra, nos quedamos en casa y nuestro miedo se descarga a través de la ira y la violencia. ¿Qué hacer ante esto?

 

Busquemos otra puerta de salida a esta energía, porque eso es, energía que sólo busca expresarse. Ocupa tu tiempo en una opción más creativa, más luminosa, más amorosa. Sé creativo.

 

* Puedes escribir lo que sientes, como si hablaras contigo mismo y escucharas tus más recónditos miedos. Tranquiliza al pequeño(a) que tiembla dentro de ti, por tanta incertidumbre que hay afuera. Habla con él, que sienta tu presencia, que sepa que no está solo (a).

 

* El Arte es una excelente opción: dibuja, pinta, canta, rima, baila, etc. Dale espacio a esa energía y crea arte. Te sorprenderás de toda la belleza que hay dentro de ti, de lo que eres capáz de hacer. 

 

* La fé sostiene y da asidero. Confía en algo o en alguien fuera de ti mismo, libera la tensión que da la carga. Ora, medita, haz yoga, tai-chi, etc. Leé sobre budismo, leé la Biblia, etc. deja que tu “alma” suelte la carga y la deposite en “alguien” fuera de ella. El camino así se hará más leve.

En conclusión, hagamos del miedo un mensajero que nos habla de nuestras fragilidades y mejor aún, de nuestras fortalezas. Que nos permita “mirar adentro” y desde ahí, crecer, evolucionar, ser mejores, aprender.

 

Que estos momentos de crisis sean de aprendizaje y de crecimiento y que al perder, sea lo que sea que estemos perdiendo, no perdamos lo más importante, no perdamos la experiencia.

 

La entrada Salud Emocional en tiempos difíciles se publicó primero en Trigo Verde Nutre tu vida.

]]>
https://www.trigoverde.com/salud-emocional-en-tiempos-dificiles/feed 0